MiniPerimetral de Javalambre

Cuando mis compañeros del club empezaron a hablar de La Perimetral de Javalambre mi primer pensamiento fue “Ni de coña participo”. Existen tres modalidades: El perimetrón (maratón), La perimetral (25km) y la MiniPerimetral (17km), de las cuales, ya nos advertían los que la habían hecho el año anterior, que la de 25km era muy dura hasta para los que están habituados a distancias mucho mayores.

Hablaban de la dureza de las pruebas, del desnivel que tenían, la cantidad de nieve que iba a haber etc. pero también comentaban lo bonita que es la experiencia, que había que hacerla alguna vez en la vida y claro…ahí ya me tocaron la fibra y una semana antes de la carrera, me entró la locura y me apunté a la de 17km.

cartel

Los +1300 no me preocupaban demasiado pero como novedad, iba a ser una carrera de alta montaña y lo que es más importante, con muuuuucha nieve (esto si me preocupaba). Mi mayor temor era el frío en los pies, sabía que en cuanto pisase la nieve se me empaparían las zapatillas y no tenía muy claro si iba a ser capaz de soportar durante tantas horas, el llevar los pies mojados y congelados.

La semana de la carrera la pasé con un constipado y un dolor de garganta que me hizo plantearme si debía correr, además acababa de salir de una lesión que me tuvo un mes parada ¿sería pronto para hacer una carrera de este tipo?.

Captura de pantalla 2016-03-22 a las 15.24.19

Entre dudas y medicamentos llegó el día previo a la carrera y las ganas de correr ya las tenía al 100%, fueron tantos los mensajes de ánimo y de apoyo que ya no se me pasaba por la cabeza otra opción que no fuese la de intentarlo.

El día previo a la carrera, Laura y yo partimos rumbo a las pistas de esquí de Javalambre, donde pudimos comprobar que había nieve para aburrir pero el tiempo estaba respetando, si al día siguiente seguía sin hacer aire, sería una grandísima ayuda.

5

Volvimos al hotel y empezamos a preparar las cosas para tenerlo todo a punto al día siguiente y sobre las nueve bajamos a cenar, queríamos acostarnos lo antes posible.

A las 7 sonó la alarma, comprobé que Laura ya se había ido (ella iba de voluntaria a ayudar a la organización) y corriendo abrí la cortina “Hace un día estupendo!”. Comencé a vestirme y a desayunar, todo a la vez pero con tranquilidad. Era la primera vez que me sobraba tiempo, empezábamos bien!

10

Llegué a la estación de esquí a las 8:30, justo en el momento en que comenzaba “El Perimetrón”, los compañeros que participaban en “La perimetral” comenzaban a prepararse, su carrera empezaba a las 9:00 y la nuestra a las 9:30. Era el momento de los últimos preparativos, las fotos, algún que otro consejos, palabras de ánimo…

12

9:27, nervios y emoción en la línea de salida. De pronto estaba corriendo cuesta arriba y sintiendo cómo la nieve entraba en mis zapatillas.

Los primeros 3km eran de bajada y la nieve, pisada por los corredores de las otras dos modalidades, se había ido compactando y endureciendo, creando tramos muy resbaladizos. Por muy atentos que fuésemos, cuando menos lo esperábamos…zasca! al suelo. Era realmente incómodo, pero a la vez gracioso, me recordaba a “humor amarillo”. Yo por suerte sólo me llevé un gran moretón en la pierna, sin embargo vi a una chica caerse de espaldas sobre un pedrusco enorme y eso hizo que temiese un poco más las bajadas, lo último que quería era salir de ahí con una lesión.

Llegó la primera subida y me di cuenta de que iba sola, oía gente por delante y por detrás pero no veía a nadie, lo cual me generó cierta inseguridad, empecé a pensar que en un terreno así, podía pasarme cualquier cosa y nadie se enteraría…dejé de pensar y comencé a subir.

Me aconsejaron llevar bastones para ayudarme en las subidas, sin embargo yo nunca los había utilizado y pensé que quizá me entorpecerían más de lo que me ayudarían, por lo que decidí no sacarlos. Menuda subida! a parte de que tenía mucha pendiente, era larguísimas (casi 2km) y la nieve hacía que la tracción fuese mínima, mi sensación era que por cada metro que subía, me resbalaba medio hacia abajo. Además, desde abajo veía la cima y cuando llegaba a ese punto, veía la cima más arriba, y así sucesivamente, no se acababa nunca. Esa misma subida sin nieve no me hubiese costado ni la mitad, pero la nieve lo cambia todo.

Tras una bajada alcancé el km 6 y cuando alcé la vista y vi la subida que me esperaba, rápidamente saqué los bastones, ni me lo pensé. Me sorprendió lo mucho que me ayudaron, qué pasada! si lo sé los saco antes. Era una subida bastante imponente y yo estaba adelantando a tres personas que ni siquiera alcanzaba a verlas antes de empezar a subir, increíble!

La última parte de esta subida era de los pocos tramos que no tenían casi nieve, sin embargo me gustó mucho porque era bastante técnica y las vistas eran una auténtica maravilla. Por fin alcancé la cima, era el km 8 aproximadamente y un hombre de la organización me aseguraba que ya había pasado lo peor, lo cual me animó bastante… sin embargo durante el resto de la carrera pude comprobar que sus palabras de ánimo no se correspondían con la realidad…aún quedaba mucho de lo peor.

Poco después llegué al primer avituallamiento, ansiaba llegar a este punto porque llevaba más de dos horas y media sin comer nada y era algo que me preocupaba bastante. Siempre llevo encima toda la comida que necesito durante la carrera y  me la voy comiendo muy poco a poco (cada 30 o 45 minutos doy un pequeño bocadito a una barrita, tomo un gel, o cualquier otra cosa que lleve). En esta ocasión también llevaba comida pero con los guantes mojados y sucios, los bastones, la inestabilidad del terreno etc. me resultaba muy incomodo sacar algo de comer y había ido aplazando el momento. Por fin en el avituallamiento pude quitarme cosas de encima, comer algo, y déjame unos “Clif Shot Bloks” más a mano para el resto de la carrera.

Dejé el avituallamiento con una chica y un chico a pocos metros de mi, no íbamos juntos pero nos íbamos adelantando y dejando atrás, por lo que nos teníamos a la vista, eso me tranquilizó un poco. Ibamos haciendo una especie de sierra, subidas medio duras y bajadas un poco más sencillas, hasta que en el km 12 llegó una bajada bastante fastidiosa y poco después otra subida de las durillas, de 1 km aproximadamente. Al comenzar a subir, dejamos atrás al chico, y justo al llegar arriba, en el km 13, me giré y ya no veía a la chica. Justo en la cima, había otro hombre de la organización que me decía que ya no quedaba nada, una subida más y ya estaba…en esta ocasión, tampoco era cierto.

Continué deseando llegar al avituallamiento del km 14 donde pensaba que estaría Laura dándome ánimos y contagiándome parte de su energía. Tras otra larga subida llego al avituallamiento y no, no estaba Laura, ni siquiera paré, continué por una bajadita bastante chula y a tope de nieve blandita y de repente oigo “Vamos Pili!!!!, ves como si que podías!!!”, vi a Laura a lo lejos y tras ella se veía y se oía la meta. Levanté los brazos para devolverle el saludo y, cuando llegué a donde estaba ella, me hizo algunas fotos y me preguntó si estaba bien. Me aconsejó guardar energía, pues estábamos en el km 16,2 y según le había informado la organización, desde ese punto aún quedaba una bajadita y una subida muy muy dura.

16

Continué… tal y como ella me dijo, había una bajada y poco después una subida, me pareció algo dura pero nada en comparación a muchas de las que ya había hecho…ya empezaba a imaginarme llegando a meta cuando de pronto veo que vuelvo a bajar…y bajar…y bajar…no se acababa nunca esa bajada. El Garmin me decía que ya llevábamos los 17,5 km y más de los 1300+ que se suponía que tenía la carrera, sin embargo cada vez estaba más lejos de la meta.

De pronto alzo la vista y veo una subida sin fin, sabía que justo arriba estaba la meta, pero en ese momento me vine abajo, de repente me sentía agotada, sin ganas de seguir y mucho menos de subir aquella cuesta. Me pareció la más inclinada y dura de todo el recorrido y nos la ponían ahí, justo al final…

No veía la cima pero me encontré con dos hermanos que iban por delante de mí, no paraba de preguntarles si ellos ya veían el final, pero tampoco, aquello no se acababa. Me preguntaron el nombre y trataron de animarme “Venga Pili que si estas aquí es porque tienes que ser muy fuerte, ahora ya no te queda nada!”. No sé de dónde saque fuerzas (creo que del mosqueo que me causó tener que subir aquello) pero comencé a acelerarme, les pedí permiso y disculpas por adelantarles y subí el último tramo como si no estuviese ni cansada. Por fin estaba arriba!, a partir de ahí había una suave bajada hacia el arco de meta…de nuevo apareció la sonrisa que se había transformado en mala leche en los últimos 700metros. Bajé contenta, sonriente y encantada con el recibimiento de mis compañeros.

17

Una vez más lo había vuelto a conseguir!

18

Esta carrera ha sido la más dura que he hecho en mi corta vida como runner, pero lo mismo que tiene de dura lo tiene de bonita. Aquellos que me aconsejaron que la hiciese, y que esa experiencia hay que vivirla alguna vez en la vida, estaban en lo cierto. La nieve lo cambia todo, lo hace más bonito, pero más duro, más peligroso, hace que te mantengas alerta en todo momento.

18

El ir prácticamente sola durante toda la carrera lo hace más complicado, pero a la vez más satisfactorio. Saber que lo he conseguido por mí misma, sin la compañía ni las palabras de ánimo de nadie más, únicamente yo y mi autoconvencimiento de que podía conseguirlo, hace que me sienta orgullosa y un poquito más fuerte.

21

No hace mucho tiempo, mi cabeza fallaba y me hacia fallar, en cuanto algo se me hacía un poco duro, mi primer pensamiento siempre era abandonar. Esta experiencia me ha demostrado que eso ya es historia, he vencido a mi cabeza y eso es un paso más que importante. Una prueba mental que me ayudará de cara a mi gran objetivo, Maratón de las Tucas.

20
Con mi entrenador Mikel Exposito

 

Perfil:                  Distancia: 18,64km      Desnivel: 1560D+

Resultados:        Tiempo: 5:57:09         Posición general: 82/86         Posición categoría: 22/24      

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. ladyfunning dice:

    Eres valiente Pili!!! Enhorabuenaaaa

    Me gusta

    1. Muchas gracias guapa! Al año que viene la hacemos juntas

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s